Contar con elementos debidamente organizados y las medidas adecuadas para cada una de las partes de tu cocina te brindará la comodidad y funcionalidad que necesitas para preparar tus alimentos. Te contamos cómo aprovechar al máximo el espacio de tu cocina.

Las áreas de almacenamiento

Escoge los muebles para tu cocina de acuerdo al tamaño de la misma, es importante que tomes primero las medidas de largo, ancho y alto de cada uno de los espacios con los que cuentas en esta sección de tu casa antes de tomar la decisión de comprar los muebles que requieres. Procura adquirir aquellos que tienen cajones con una profundidad significativa, te ayudarán a ahorrar espacio y harán más accesible tus utensilios de cocina.

Usa alacenas para incrementar la capacidad de almacenamiento, es muy útil en cocinas pequeñas. Guarda en este tipo de muebles aquellos utensilios que no usas con regularidad.

El mesón debería estar a la altura promedio de los miembros de tu casa, lo importante es que quién se encargue de la preparación de los alimentos pueda situar sus brazos en un ángulo de 90 grados para que obtenga mayor ergonomía y comodidad para trabajar.

El área de cocción

La estufa, el elemento más importante de tu cocina, por seguridad debe contar con un espacio libre de 40 cm a ambos lados, el extractor de olores debe estar situado entre 50 y 70 cm de su superficie. La distancia entre la estufa y el extractor de olores no debe ser inferior a 60 cm para evitar complicaciones a la hora de preparar tus alimentos.

El corredor

Procura dejar un espacio mínimo de 120 cm entre dos hileras de armarios frente a frente, así garantizas la apertura total de los cajones y tendrás espacio para circular sin dificultades y evitar accidentes.

Electrodomésticos

No sitúes el horno microondas debajo de la estufa, es más conveniente ubicarlo a una altura de 75 cm del suelo en cualquier parte de tu cocina, de manera que permita poner encima la cafetera u otros electrodomésticos.

El lavaplatos

Es uno de los elementos más empleados en tu cocina, por tanto requiere mayor cuidado y limpieza. El lavaplatos debe estar situado de tal manera que el desplazamiento con respecto a las áreas de cocción y almacenamiento sea fácil y cómodo. Si cuentas con el espacio suficiente, prueba poner un lavaplatos adicional, puedes utilizar el primero para lavar platos y el segundo para el lavado de los alimentos, te será muy útil para cocinar en familia. Los lavaplatos en acero inoxidable son los más empleados debido a su resistencia, duración y facilidad para limpiar.

La grifería

No se trata solo de una llave del agua, ahora puedes encontrar diseños versátiles que te ayudan a economizar agua y optimizar espacio, son estéticamente más apreciables y proporcionan chorros de agua más compactos para lavar con rapidez y precisión tus utensilios y alimentos. Elegir la grifería ideal dependerá del tamaño del lavaplatos.

¿Qué haces para optimizar el espacio de tu cocina? Cuéntanos.