No permitas que tu sala se convierta en un lugar imposible de transitar y que proyecte sensaciones de ahogo e incomodidad, más cuando cuentas con pocos metros cuadrados de espacio. Tener en cuenta las medidas de los sofás, su distribución y ubicación con respecto a otros objetos es fundamental para organizar tu sala de la mejor manera. Aquí te ofrecemos algunas ideas para adecuar este espacio tan importante en tu hogar sin complicarte demasiado.

Sé preciso
Haz un plano de tu espacio teniendo en cuenta sus medidas y la de los muebles que vas a emplear. No olvides cada uno de los elementos estructurales como puertas, ventanas, tomas de luz, columnas, etc. Sé preciso y realista.

Usa sofás versátiles con diseños minimalistas. Los muebles deben ser pequeños, multifuncionales y con gran capacidad de almacenaje, una mesa de centro que tenga cajones para guardar cosas con una base sólida para poner un florero decorativo sería lo ideal.

Haz que tu sala se vea más grande
Aprovecha al máximo el espacio de tu sala. No pienses únicamente en lo que puedes acomodar en el suelo, sino también en lo que puedes ubicar en el aire. El armario principal podría ir del suelo al techo, contra la pared, te permitirá más espacio para transitar y para almacenar objetos.

Los espejos te ayudarán a multiplicar la sensación de amplitud. Ubícalos estratégicamente en tu sala para que su efecto visual haga que tu sala se vea más grande, ponlo en la pared principal de forma horizontal, por ejemplo.

Elige los colores adecuados
Los tonos claros generan una sensación de amplitud, por lo cual son ideales si cuentas con un espacio reducido. Si quieres darle un chispazo de color a tu sala, hazlo solo en la pared principal o en alguno de los muebles para evitar una sensación de ahogo, también ayudará a mejorar la iluminación. (Lee también: Decoración de paredes para salas asombrosas)

Distribuye tus muebles con asertividad
Ten en cuenta el plano que empleaste para la elección de tus muebles y ubícalos asertivamente. Si tu sala tiene una forma cuadrada, ubica los sofás, las mesas auxiliares y la mesa de centro enfrentados entre sí en forma de U. Si tu sala es rectangular, forma una L con tus muebles. Si es muy pequeña, conseguirás más espacio si ubicas tus muebles en línea formando un pasillo que permita una fácil circulación por el lugar.

Usa mesas auxiliares
Usar mesas auxiliares te permitirá sustituir la mesa de centro, son prácticas y pueden ser trasladadas con mucha facilidad ocupando poco espacio, en fin, resultan muy útiles para maximizar el espacio. Utiliza mesas de vidrio que pasan desapercibidas y que, por su transparencia, ayudan a aumentar la sensación de amplitud de tu sala.

Emplea la tecnología necesaria
Evita el desorden de cables por toda tu sala, ponte a la vanguardia de la tecnología y emplea dispositivos inalámbricos acomodados en muebles diseñados especialmente para estos equipos. Por ejemplo, un mueble de piso con múltiples compartimientos o uno incrustado en la pared para poner tu televisor y el reproductor de audio y video.

Ilumina adecuadamente
Una iluminación adecuada también ayuda a aumentar la sensación de amplitud de tu sala. Deja que la luz natural ingrese al interior de tu espacio, no la obstruyas, usa cortinas con transparencias y mantenlas abiertas de par en par cuando las condiciones climáticas sean las adecuadas para ello.

Ten en cuenta los tres tipos de luz para generar una iluminación perfecta: la luz general para desplazarnos de manera adecuada por el espacio, la luz puntual para iluminar un área precisa para realizar una actividad y una luz ambiente para generar un lugar de descanso y relajación.

Queremos conocer cómo adecuas tu sala de estar, cuéntanos en los comentarios y síguenos en nuestra página de Facebook.